Skip navigation

    Dédalo (Dedalo) era hijo de Himetión, nieto de Eumolpo, y biznieto del rey ateniense Erecteo. Su fama en Grecia se debía a su inteligencia, su capacidad de invención, y sus habilidades en diversas artes, sobre todo en la arquitectura y en la estatuaria. El inventó muchos de los instrumentos y herramientas de los labradores y los talladores, tales como la segueta, el nivel, y el berbiquí, y fué el primero que realizó estatuas tan perfectas, que según el mito, había que atarlas para que no se hechacen a andar. Uso velas en las naves en vez de traicionales remos.

    En su taller tenía como aprendíz a un sobrino suyo, Yalos, quién con el tiempo aprendió el arte de su tío e incluso lo superó. Entonces Dédalo (dedalo), dominado por la envidia, arrojó al joven desde lo alto de la acrópolis. Por este crimen fué juzgado en el Areópago y fué castigado con el destierro. El rey minos de creta, quién había oido hablar de los talentos de Dédalo, lo recibió en su reino y le encargó  la construcción de su palacio, que incluía un intrincado laberinto. Así, los famosos palacios de Creta minoica, con su forma laberíntica, sus lujosas salas y su suntuosa decoración fueron obra del artista ateniense. Obra suya fué también la famosa vaca hueca de madera en cuyo interior se metió Parsifae para poder así unirse al toro de Poseidon, unión de la que nació el minotauro. Cuando Minos supo que Dédalo (Dedalo) había ayudado a su esposa, en la consumación de su infidelidad, lo castigó encerrándolo en el laberinto con su hijo Icaro y el minotauro, ordenando, además, que se realizarán severos controles en todas las naves que partieron de creta, por si Dédalo (Dedalo) hubiese podido escapar. Entonces Dédalo (Dedalo) construyó unas alas artificiales para él y para su hijo, que pegó con cera a sus espaldas y ambos huyeron volando.

    Pero Icaro, fascinado por el invento, se entusiasmó y se elevó tanto que el sol derritió la cera de sus alas, y cayó al mar, que, desde entonces, se llamó mar de Icario. Dédalo (Dedalo) continuó su viaje y aterrizó en Sicilia, donde el rey Cocalo le concedió asilo, aunque Minos, al poco tiempo le reclamó la entrega de Dédalo (Dedalo). No queriendo Cocalo violar las leyes de la hospitalidad, suplicó a minos que se reuniera con él para tratar amigablemente el asunto. Minos aceptó la propuesta y recibió una acogida muy cordial, pero habiendo Minos entrado en el baño, Cocalo lo encerro en una estufa, donde murió ahogado por el calor.

     Después el rey de Sicilia aparentando lamentar la accidental muerte de Minos, entregó su cuerpo a los soldados, quienes lo enterrarón en secreto, y para ocultar mejor el lugar de la sepultura levantaron un tempo en aquel paraje, dedicado a la diosa Afrodita.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: