Skip navigation

Category Archives: Los Dioses de los hombres

En ésta categoría encontraras los Dioses de los hombres en la mitología griega.


     Era el Dios infernal de las riquezas, por que estas se extraen del interior de la tierra, que es la morada de estas divinidades vinculadas con el mundo subterraneo. Se le supone hijo de Démeter y de Jasón y nació en la isla de Creta. Según el mito, este Dios, en su juventud, gozaba de una magnífica visión, pero habiendo declarado a Zeusqueno quería ser acompañado mas que de la virtud y la ciencia, Zeus celoso lo cego para que no lo pudiese encontrar y desde entonces, resentido este Dios se unio a los malvados.

Anuncios

    Eran las siete hijas del gigante Atlas y de la oceanide Pleione, quienes se transformaron en estrellas por que sufrían el tormento de su padre, que consistía en sostener en sus espaldas el mundo. Sus nombres eran: Maia, Electra, Taigete, Asterope, Merope, Alcione y Celenos. De Merope se dice que se olculto avergonzada por haberse casado con un mortal, mientras que sus hermanas lo habían hecho con Dioses o príncipes.


        Aunque existen varias versiones de sus progenitores, es que es hijo de Eagro, rey de Tracia y la musa Calíope. Su fama se extendio por toda Grecia por su especial talento para la música, la poesía y el conocimiento de los Dioses. En principio, cultivaba la cítara, obsequio de Apolo, a la que añadió dos cuerdas sobre las siete de las que se componía primitivamente. Cuando el interpretaba, inlcuso los animales más feroces se sentaban mansamente a sus pies, para escuchar sus armoniosos sones. En la expedición de los Argonautas, Orfeo logró apagar con sus melodías los cantos de las sirenas que, hasta entonces habían arrastrado a sus dominios a cuantos viajeros pasaban cerca de sus territorios.

    Los llamados misterios de Orfeo que se difundieron por Grecia se convirtieron en un complejo sistema filosófico-religioso conocido como misterios órficos, lo que también se vinculaba con el culto a Dionisio. Desde su regreso a un viaje a Egipto, Orfeo se abstubo de comer carne y se horrorizaba ante los huevos, asegurando que el huevo era el principio de todo creado, por lo que no debía ser profanado comiendoselo. Su fama se acrecento por haber tenido la aventura de bajar a los infiernos, en busca de su fallecida amada, Eurídice.

    Según el mito Eurícide murió muy joven a causa de una mordedura de serpiente. Entonces Orfeo bajo al mundo subteraneo decidido a rescatarla y volverla a la vida. Con su lira descendió hasta las orillas de Estigia. Ningún habitante del reino de las tinieblas fué insensible a la música de su lira; los tormentos de los condenados cesaron y las terribles Erinias se hecharon a llorar. Hades decidió devolverle a su mujer con la condición de que no se girara a verla hasta que hubieran llegado al mundo de los vivos; pero debido a su impaciencia, poco antes de la salida del mundo subterraneo, Orfeo que desconfiaba de Hades, quizo comprobar si en efecto, su mujer lo seguía, y se volvió para mirarla. Aquel desacato produjo la muerte definitiva de Eurídice. Tanta fué la desesperación de Orfeo que murió poco después por pena y desconsuelo.

    Según la versión de Virgilio, Orfeo, después d ela muerte de Eurídice, miro con tal desprecio a los bacantes de Tracia que éstas, en castigo por su insensibilidad a sus cantos, lo despedazaron y arrojaron su cuerpo por la campiña, arrojando su cabeza al río Ebro. Esta fue arrastrada por las olas y se detuvo cerca de la isla de Lesbos, donde su boca exhalaba tristes lamentos que su eco repetía. Una serpiente quizo morderla, pero en el momento que abrío la gola, apolo se transformo en roca. Habiendo quedado impune al crimen cometido contra Orfeo por las mujeres de Tracia, el cielo afligió aquel país con la peste y habiendose consultado con su Oraculo, predijo este que para hacer cesar los males que asolaban aqul país, era necesario encontrar la cabeza de Orfeo para que se le rindieran hornas fúnebres. Por fin, la cabeza fue encontrada en la desembocadura del río Meles, conservando toda su hermosura. Se construyó un templo en su honor donde Orfeo fue honrado como Dios.


        Divinidad del infierno, hijo del herebo y de la noche. Según la leyenda. el transporte de las sombras de los difuntos al Hades lo llevaba a cabo Caronte, quien con su barca, los cruzaba por el Estigio y el Aqueronte hasta las puertas del mundo subterraneo. Las sombras de los muertos debían pagarle por éste servicio un óbolo que los vivos previamente le habían puesto al muerto en la boca. Las sombras de los muertos a los que no se les habían hecho los honores funerarios vagaban durante 100 años por las orillas del Estigio. Ningún ser podía embarcar en el navío de Caronte a no ser que llevará en la mano un ramo de flores de oro consagrado a Persefone. Fue por esto que la Sibila tuvo que regalar uno a Eneas para que éste pudiera entrar en el reino de Hades.

     Orfeo fué el primero que estableció en Grecia el uso de la moneda en la boca de los muertos, que era una costumbre de origen egipcio.