Skip navigation


Soy una persona mi edad es de 48 años, muestro mi vida, y como la fui convirtiendo en vez de aceptarla y gozarla y desarrollarme en este pestañeo que es la vida, fui convirtiéndome en un espectador, muestro como prácticamente mi vida se trato de nada, soy una persona que tuvo un potencial increíble, podía dedicarme como cualquier otra persona con talento pudiera haber hecho, desde ser cantante y bailarín interprete, un actor de escenario, un escritor que mandaba sus historias para películas o series, un buen ingeniero, o quizás un docente, un buen servidor público que hiciera por su comodidad y que a lo largo de su vida con todas las experiencias que cualquier persona hubiese tendió o aprendido hubiera deseado, y este hubiera deseado aplicar en otra oportunidad de vida,  volteaba sobre su hombro y en vez de que fuera para saber cómo había llegado ahí, era pensando cómo había pasado toda su vida sin hacer nada.

Pero en lo esperaba que regresaría en el tiempo, regresaría en el tiempo para ver su nueva oportunidad de hacer su vida, descubrió que las actividades del mundo son demasiado diversas y se ocupa por personas para todos los sentidos, la gente no se la puede pasar quejándose de lo que no tiene y pudo haber sido, sencillamente un programa donde un achica es presentadora, se sentía atrapada por que ella quiere estar en un programa más lucrativo, que la haga más famosa, o sencillamente no saber lo que quiere simplemente mas, no mira como todas las personas van y se divierten en ese programa de televisión y la actitud que podria tomar para sentirse mejor con ella misma, y a los demás.


Peleo era hijo de Endeis, hija de Quirón y del rey de Egina, Eaco. Era hermano de Telamón. Eaco tenía un hijo ilegítimo con la nereida Psamato, llamado Foco. Peleo y Telamón envidiaba a Foco por su destreza en todos los ejercicios físicos, y lo mataron, lo cual les trajo como castigo ser desterrados por el rey Eaco. Telamón se refugió en Salamina, fue rey de la Isla y tuvo como hijo al vigoroso Ayax. Peleo se dirigió a Tesalia, donde se casó con Antígona, hija del rey Euritión, quien le dio en dote, la tercera parte de su reino. Invitado a la famosa cacería de calidonia, salió con el rey, a quien tuvo la mala fortuna de matar al arrojar su venablo contra un jabalí. Entonces Peleo se desterró a Iolco, donde fue recibido por Acasto. En el palacio de Iolco, la mujer de acasto, Astidamia, se enamoro de peleo, pero al ser rechazada lo acuso ante su esposo de haber intentado seducirla. Acasto le creyó e hizo conducir de inmediato a pelo al monte Pelión, donde fue maniatado, dejándolo expuesto para que fuera alimento de las fieras. Afortunadamente el centauro Quirón lo ayudo a romper las cadenas con que lo habían atado, y entregándole su espada pudo matar a las fieras que lo acosaban. Después Peleo regreso a Iolco, mató a Astidamia y tomó el poder de la ciudad. La historia cuenta que Zeus lo hizo desatar por Poseidón y le dio una espada con la que se vengó de la crueldad de la reina.

  

    Una noche de luna llena vio bailando en la playa a la Nereida Tetis, que era hermana del rey de Sciros, y se enamoro de ella. Zeus y Poseidón habían pretendido a Tetis, pero la Moira, ósea el destino, había decidido dar la bella joven a un mortal, y los dioses tuvieron que plegarse a su voluntad. El mortal en cuestión era Peleo, quien pidió la ayuda de Quirón para acercarse a la criatura divina. Siguiendo su consejo, la próxima vez que viera a Tetis, debía tomarla fuertemente d ellas manos y no soltarla pasara lo que pasara. Y así ocurrió. Cuando la volvió a ver, la tomo de las manos y no la soltó, a pesar de que la diosa se convirtió sucesivamente en fuego, serpiente, león y agua. Al final cayó rendida en sus brazos y poco después se celebro la boda con solemnidad, y en presencia de todos los dioses del Olimpo. De esa unión nació Aquiles, jefe de los mirmidones en la guerra de Troya. Peleo sobrevivió a esa guerra muchos años.


     Cadmo era hijo de Agenor y de Telefassas. Su hermana Europa, la hermosa heroína de quien se enamoro Zeus viéndola retozar en la playa con sus compañeras, de modo que, para seducirla, se transformo en toro. Europa monto en su lomo y viajo así hasta Creta por la embocadura del rio leteo, y en Gortina, a la sombra de un plátano, el padre de los Dioses tomo forma humana y se unió a Europa, quien le dio tres hijos. Cuando los padres de Europa se dieron cuenta de su ausencia, enviaron a su hermano en su búsqueda. Telefassas, la mujer de Agenor y madre de Cadmo, murió en tracia buscando a su hija. Cadmo visito muchos lugares de Grecia, y a su paso por ella realizo muchos sacrificios para honrar a los dioses. Cuando murió su madre, Cadmo se dirigió al Oráculo de Delfos para pedir consejo. La Pitia le aconsejo que siguiera a la primera vaca que viera y que fundara una ciudad allí donde la vaca dejara de caminar y cayera al suelo agotada. Y en efecto, el animal se cruzo en el camino de Cadmo, y cuando se cansó se detuvo en la región de Tebas. Así que toda la región tomo el nombre de Beocia, que significa ¨res¨, aludiendo a la vaca que siguió a Cadmo.

     Este decidió entonces fundar allí una ciudad, siguiendo el modelo de la Tebas de Egipto, e inicio los preparativos para el sacrificio. Envió a sus compañeros a buscar en la fuente de Ares y allí se encontraron con un enorme Dragón, hijo de Ares y Afrodita, que los devoró. Cadmo vengó su muerte matando al monstruo con una gran piedra, y siguiendo el consejo de Atenea le arranco los dientes y los sembró en la tierra. Inmediatamente surgieron muchos guerreros armados. Cadmo, asustado, los golpeo con una piedra. Los guerreros creyeron que uno de ellos había lanzado la piedra y comenzaron a atacarse entre sí hasta que, al final, solo cinco quedaron vivos: Esquión, Ude, Ctonio, Hiperenor y Peloro, Estos cinco fueron quienes le ayudaron a edificar la ciudad de Tebas, que inicialmente se llamo Cadmia. Pero Cadmo había dado muerte al dragón, hijo de Ares, y debía ser castigado por ello. Zeus le impuso como castigo ser esclavo de Ares durante un año para después ser liberado y subir al trono de Tebas. Cuando se cumplió el castigo y fue rey se casó con la hija de Ares y Afrodita, Harmonía, con quién tuvo primero a Semele, que fue madre de Dionisio, después de Agave, que se casó con Hechión, rey de Tebas en la Beocia, de quien tuvo a Penteo, que sucedió a su abuelo materno en el reino de Tebas.

     Ino fue la tercera hija, se casó en segundas nupcias con Atamas, también rey de Tebas. Según Ovidio, irritada Hera de que, después de la muerte de Semele, Ino hubiera querido encargarse de educar a Dionisio, juró vengarse. Para ello incitó a las harpías a que turbarán de tal modo el sentido de Atamas, que tomó su palacio por un bosque, a su mujer e hijos por fieras y mató a su hijo Letarco. Al ver esto, Ino, en un violento ataque de desesperación, montó en un caballo, llevando en sus brazos a su otro hijo, y se precipito en el mar. Pero Panope, seguida de cien ninfas hermanas suyas, recibieron en sus brazos a la madre y al hijo y los condujeron por debajo de las aguas hasta Italia. Pero la implacable Hera las siguió desde allí y animo a las bacantes contra Ino. La infeliz iba a sucumbir cuando Hércules, que regresaba de la Hispania, oyó sus lamentos, y la libró de las bacantes. Consultado después el Oráculo, inspirado por Apolo, le anuncio que después de haber experimentado tantos trastornos seria una divinidad del mar, con el nombre de Leucotea. En efecto, Poseidón, a instancias de Afrodita, recibió a la madre y al hijo en el número de las divinidades.


    Dédalo (Dedalo) era hijo de Himetión, nieto de Eumolpo, y biznieto del rey ateniense Erecteo. Su fama en Grecia se debía a su inteligencia, su capacidad de invención, y sus habilidades en diversas artes, sobre todo en la arquitectura y en la estatuaria. El inventó muchos de los instrumentos y herramientas de los labradores y los talladores, tales como la segueta, el nivel, y el berbiquí, y fué el primero que realizó estatuas tan perfectas, que según el mito, había que atarlas para que no se hechacen a andar. Uso velas en las naves en vez de traicionales remos.

    En su taller tenía como aprendíz a un sobrino suyo, Yalos, quién con el tiempo aprendió el arte de su tío e incluso lo superó. Entonces Dédalo (dedalo), dominado por la envidia, arrojó al joven desde lo alto de la acrópolis. Por este crimen fué juzgado en el Areópago y fué castigado con el destierro. El rey minos de creta, quién había oido hablar de los talentos de Dédalo, lo recibió en su reino y le encargó  la construcción de su palacio, que incluía un intrincado laberinto. Así, los famosos palacios de Creta minoica, con su forma laberíntica, sus lujosas salas y su suntuosa decoración fueron obra del artista ateniense. Obra suya fué también la famosa vaca hueca de madera en cuyo interior se metió Parsifae para poder así unirse al toro de Poseidon, unión de la que nació el minotauro. Cuando Minos supo que Dédalo (Dedalo) había ayudado a su esposa, en la consumación de su infidelidad, lo castigó encerrándolo en el laberinto con su hijo Icaro y el minotauro, ordenando, además, que se realizarán severos controles en todas las naves que partieron de creta, por si Dédalo (Dedalo) hubiese podido escapar. Entonces Dédalo (Dedalo) construyó unas alas artificiales para él y para su hijo, que pegó con cera a sus espaldas y ambos huyeron volando.

    Pero Icaro, fascinado por el invento, se entusiasmó y se elevó tanto que el sol derritió la cera de sus alas, y cayó al mar, que, desde entonces, se llamó mar de Icario. Dédalo (Dedalo) continuó su viaje y aterrizó en Sicilia, donde el rey Cocalo le concedió asilo, aunque Minos, al poco tiempo le reclamó la entrega de Dédalo (Dedalo). No queriendo Cocalo violar las leyes de la hospitalidad, suplicó a minos que se reuniera con él para tratar amigablemente el asunto. Minos aceptó la propuesta y recibió una acogida muy cordial, pero habiendo Minos entrado en el baño, Cocalo lo encerro en una estufa, donde murió ahogado por el calor.

     Después el rey de Sicilia aparentando lamentar la accidental muerte de Minos, entregó su cuerpo a los soldados, quienes lo enterrarón en secreto, y para ocultar mejor el lugar de la sepultura levantaron un tempo en aquel paraje, dedicado a la diosa Afrodita.


    Para los griegos, Ares representa el vigor y la violencia en las batallas y en los enfrentamientos entre los hombres, por lo que es uno de los Dioses de la guerra. Hijo de Zeus y de Hera, heredó de su madre el carácter violento que provocaba el rechazo no solo de los mortales, sino de los mismos dioses. Es por eso que a Ares no se le rindió un culto especial y ninguna ciudad griega lo acogió como su patrñon o su protector. Se decía que el residía en la Tracia y fue allí donde se le reconocía como una importante deidad. Después fue incorporado al panteón griego, con lo que pasó a ser parte de los dioses del olimpo. Gera hizo educar a su hijo por el titán Príapo. Así como en la Traciase formaban las tormentas del invierno para pasar después al sur, con frecuencia Ares era comparado con la tormenta, cuando él irrumpía en los campos de batalla y el cielo y la tierra retumbaban con el estruendo de sus armas. En la imaginación de los mortales, Ares era un guerrero enorme y monstruoso que a su paso sembraba la muerte, bien arrojando fuego por el pecho, o bien montadoen su cuadriga tirada por caballos de oro, que conducía su hermano Belona, acompañado por sus dos hijos, Deimos y Fobos. Al contrario de Atenea, que tenía un gran conocimiento de las artes de la guerra, a Ares le gustaba el derramamiento de sangre y de los enfrentamientos brutales. Pero durante la guerra de troya, en su intento por ayudar a los troyanos, fue seriamente herido por Atenea, lo cuál era una demostración de que la técnica podía vencer a las fuerzas desatadas de la violencia.

    Ares tuvo inumerables hijos, frutos de sus uniones carnales, la mayoría de los cuales fueron después reyes crueles, violentos y severos. De su unión con la ninfa Cirena, tuvo a Diomedes de Tracia, quién tenía cuatro yeguas que arrojaban fuego por la boca y devoraban a los extranjeros. Con Arquina, hija de Asopo, tuvo a Enómano, rey de Pisa. Un dragón hijo de Ares y Afrodita, que sembraba la destrucción en Tebas, y que fué muerto por Cadmo. Otro hijo suyo y de Pirena fue Cicno, que se instalo en el santuario de Apolo, profanándolo con sus armas. Tras una lucha terrible. Hércules le dio muerte, y entonces Ares lo trasformo en Cisne. Flegias, también hijo de Ares y de Dotis, quizo quemar el templo de Apolo, pero el Dios de la luz lo mató con sus flechas. Y pensitelea, reina de las amazonas, que acudió en socorro de troya y murió a manos de Aquiles, y Alcipa, quién nació en Aglauro en Atenas.

    De acuerdo con la tradició, Halirrotio, Hijo de Poseidon, trató de violar a Alcipa, pero Ares lo mató. Poseidón pidió que juzgarán al asesino y por primera vez se reunieron los doce dioses para dictaminar el caso de asesinato. Ares fué juzgado y se defendió con tanta habilidad que fué absuelto en una elevación rocosa al occidente de la acrópolis, misma que luego fué llamada Areópago (Roca de Ares), y desde entonces se constituyó como el famoso tribunal ateniense. De la unión de Ares con afrodita nacieron Eros, Harmonía, Deimos (Miedo), y fobos (Terror). El hecho de que Harmonía se presente como hija de Afrodita y el Dios de la guerra, significa el establecimiento del equilibrio, mediante la unión de fuerzas contrarias. Así Harmonía, que mas tarde fué esposa del rey Tebas, Cadmo, donó al mundo su escencia, producto de la violencia de Ares y la paz y ternura de Afrodita. Pro dos de los hijos de la pareja divina heredaron las cualidades del padre y se convirtieron en fieles seguidores suyos: Deimos y Fobos. En el séquito del Diosse encuentran también Eride, personificación de la discordia y hermana de Ares Belona, también hermana del dios, quien se encargaba de uncir el caballo de Ares, cuando éste acudía a las guerras.


    El más importante d elos Dioses del olimpo; era hijo de Rea y Cronos, el cruél titán que devoraba a sus hijos según iba naciendo, en conveniencia con su hermano mayor, quién le iba cedido el imperio con la condición de que matara a todos sus hijos, temerosos de que ellos le arrebataran el poder. Había ya devorado a Hestia, a Démeter, a Hera, a Plutón y a Poseidón, pero Zeus logó escapar con bien de esta calamidad debido a la estratagema de su madre, que entregó a Cronos una piedra envuleta en pañales para que la devorara, escondiendo a Zeus en Creta, en una cueva del monte Egeo, donde lo cuidaron los cureto, que danzaban alrededor de la cueva para que no se escuchara el llanto del niño. Cuando Zeus hubo crecido, luchó contra Cronos, a quién venció y desterró a Italia, donde murió. Luego de liberar a sus hermanos luchó contra los titanes, y ésta guerra duró diez años pues ellos no querian reconocerlo como el Dios supremo.

    Después de la victoria, lograda en Tartesio, Zeus hubo de enfrentarse a los terribles gigantes, hijos del cielo y de la tierra, a quienes también venció con la ayuda de las Moiras y de muchos otros Dioses y heroes, entre ellos Heracles.    Pero Zeus tuvo que enfrentar una nueva prueba, ya que tifón el monstruo hijo de tartaro y de Gea, quiso destruir el mundo. Cuando Zeus trató de impedirlo, Tifón lo arrojó inconciente en un precipicio, por lo que preciso ayuda de Hermes y de Pan, para que recuperase el sentido y pudiera acabar con el terrible monstruo.

    Después de todas esas hazañas visctoriosas, Zeus fue reconocido justamente como el dignatario más poderoso del universo, si bien, su poder tenía ciertos límites. Su función primordial era la de coordinar las acciones de los demás Dioses, vigilando e incluso limitando sus poderes. Zeus era el encargado de poner el órden, tanto en la esfera humana como en la divina. También era el protector de todas las ciudades griegas. Zeus era reconocido como el padre de los Dioses, pero tambiéen de los hombres, y gobernaba el mundo desde su sede el olimpo. De él procedía la luz celeste y regulaba los fenómenos atmosfericos. El mandaba a los vientos, a las nubes y a los rayos, a la lluvia y a los relámpagos. Por eso, los simbolos que lo representan son el rayo, el relámpago y el trueno, obsequio de los cíclopes. Aunque también se le representa como un águila, el ave que alcanz ala mayor altura en los vuelos.

    Es por ello que los griegos lo adoraban, especialmente en las cimas de las montañas, donde la tierra parece fundirse con el cielo. Los fenómenos atmosféricos que Zeus controlaba eran para los hombres señales divinas, con referencias y significación para el futuro. Uno de los oráculos mas importantes en Grecia era el de Dodona, consagrado a Zeus. Por todo lo anterior, Zeus era el Dios dominante de la tierra, pués con su lluvia producía la fertilización de los campos. Además del cielo y de la tierra, Zeus protegía las casas de los hombres, y a ello se debía que en los hogareshubiera siempre un altarconsagrado a él. Asimismo, era el protector de la paz familiar y de los bienes de la casa, así como la armonía de la pareja y de la familia. Cuidaba de igual modo la amistad entre los hombres y ofrecía ayuda a quien tuviera necesidad de ella y la mereciera, especialemnte a los peregrinos. Zeus, era muy estricto en sus deberes, vigilaba que se cumplieran los juramentos humanos y administraba justicia en el caso de que dichos juramentos fueran violados; en tales casos, los castios que imponía eran severos; pero podía perdonar algunos errores cuando los mortales daban muestra de arrepentimiento.

    Los juegos olímpicos eran consagradosa Zeus, y se sacrificaban en su honor cabras, corderos, y ocasionalmente toros blancos. Pero jamás se inmolaron seres humanos en su honor. Los árboles dedicados a su culto eran el olivo y la encina. Se le representaba con barba, y sentado en un trono, sosteniendo el rayo, y con el águila en sus pies. Son incontables los mitos que se vinculan con Zeus, y muy conocidas las leyendas y narraciones sobre sus amores, como fruto de los cuales se engrendraron todos los elementos de la naturaleza, además de todas las leyes físicas y las fuerzas del espiritú. Zeus se unió con Metis, personificación de la sabiduría y la paciencia, de cuya unión nació Atenea. Después se unió con Temis, símbolos de la ley y el órden moral, de ellos nacieron las Horas, es decir, las estaciones del año, y las Moiras, que determinan la suerte de todos los humanos.  De la unión de Zeus con Mnemosina nacieron las nueve musas, fuente de toda inspiración artística. De su enlace con Démeter, Diosa de la tierra, nació Persefone, símbolo de la fertilidad de la tierra. Con Latona tuvo a Apolo y Artemisa, es decir, los rayos del sol y de la luna, en tanto con Eurínome, tuvo a las Cárites, dando de este modo a los mortales, la belleza de la vida. Zeus además se unió con numerosas ninfas y heroínas. Hijo Suyo y de Pira es ¨Helen¨, padre de los ¨Helenos¨ o griegos; con Teigete tuvo a Lacedemón, padre de los Lacedemonios. Con Niove a Argos (los argivos); con Tía a Macedón (macedonios), y con Ida tuvo a Cres, patriarca de los Cretenses. La creación de estos mitos, se debe al deseo de los aristócratas de la antiguedad de vincular su origen con el principal de los Dioses. Zeus engañaba a su esposa Hera, con su propia hermana, con quién se había casado siguiendo los pasos de su padre, que lo había hecho con su hermana Rea, y de Urano, el Abuelo de Zeus, casado con su hermana Titea.

    Zeus reccuría a curiosos trucos para acceder a sus amantes. A Europa se le presentó bajo la fomra de un toro, a Leda como a un Cisne, a Dánae en forma de lluvía aurífera y a Antíope como un sátiro. Y una vez se enamoro de un Mancebo, Ganímedes, a quién rapto, transformandolo en águila, y lo envío al Olimpo, donde lo nombro escanciador en sus reuniones.  Ante tantas infidelidades, Hera, dominada por los celos, intentaba por todos los medios impedir sus encuentros secretos e ideaba crueles venganzas. Pero el gran Zeus, a pesar de ser regente del universo, no podía oponerse a las Moiras, divinidades del destino, que presidían la vida y la muerte. Las Moiras eran tres hermanas: Clotis, Lachessis y Atropos, ellas llamaron a Zeus para que ofreciera a la humanidad los frutos de sus amores.


     Era el Dios infernal de las riquezas, por que estas se extraen del interior de la tierra, que es la morada de estas divinidades vinculadas con el mundo subterraneo. Se le supone hijo de Démeter y de Jasón y nació en la isla de Creta. Según el mito, este Dios, en su juventud, gozaba de una magnífica visión, pero habiendo declarado a Zeusqueno quería ser acompañado mas que de la virtud y la ciencia, Zeus celoso lo cego para que no lo pudiese encontrar y desde entonces, resentido este Dios se unio a los malvados.


    Eran las siete hijas del gigante Atlas y de la oceanide Pleione, quienes se transformaron en estrellas por que sufrían el tormento de su padre, que consistía en sostener en sus espaldas el mundo. Sus nombres eran: Maia, Electra, Taigete, Asterope, Merope, Alcione y Celenos. De Merope se dice que se olculto avergonzada por haberse casado con un mortal, mientras que sus hermanas lo habían hecho con Dioses o príncipes.


        Aunque existen varias versiones de sus progenitores, es que es hijo de Eagro, rey de Tracia y la musa Calíope. Su fama se extendio por toda Grecia por su especial talento para la música, la poesía y el conocimiento de los Dioses. En principio, cultivaba la cítara, obsequio de Apolo, a la que añadió dos cuerdas sobre las siete de las que se componía primitivamente. Cuando el interpretaba, inlcuso los animales más feroces se sentaban mansamente a sus pies, para escuchar sus armoniosos sones. En la expedición de los Argonautas, Orfeo logró apagar con sus melodías los cantos de las sirenas que, hasta entonces habían arrastrado a sus dominios a cuantos viajeros pasaban cerca de sus territorios.

    Los llamados misterios de Orfeo que se difundieron por Grecia se convirtieron en un complejo sistema filosófico-religioso conocido como misterios órficos, lo que también se vinculaba con el culto a Dionisio. Desde su regreso a un viaje a Egipto, Orfeo se abstubo de comer carne y se horrorizaba ante los huevos, asegurando que el huevo era el principio de todo creado, por lo que no debía ser profanado comiendoselo. Su fama se acrecento por haber tenido la aventura de bajar a los infiernos, en busca de su fallecida amada, Eurídice.

    Según el mito Eurícide murió muy joven a causa de una mordedura de serpiente. Entonces Orfeo bajo al mundo subteraneo decidido a rescatarla y volverla a la vida. Con su lira descendió hasta las orillas de Estigia. Ningún habitante del reino de las tinieblas fué insensible a la música de su lira; los tormentos de los condenados cesaron y las terribles Erinias se hecharon a llorar. Hades decidió devolverle a su mujer con la condición de que no se girara a verla hasta que hubieran llegado al mundo de los vivos; pero debido a su impaciencia, poco antes de la salida del mundo subterraneo, Orfeo que desconfiaba de Hades, quizo comprobar si en efecto, su mujer lo seguía, y se volvió para mirarla. Aquel desacato produjo la muerte definitiva de Eurídice. Tanta fué la desesperación de Orfeo que murió poco después por pena y desconsuelo.

    Según la versión de Virgilio, Orfeo, después d ela muerte de Eurídice, miro con tal desprecio a los bacantes de Tracia que éstas, en castigo por su insensibilidad a sus cantos, lo despedazaron y arrojaron su cuerpo por la campiña, arrojando su cabeza al río Ebro. Esta fue arrastrada por las olas y se detuvo cerca de la isla de Lesbos, donde su boca exhalaba tristes lamentos que su eco repetía. Una serpiente quizo morderla, pero en el momento que abrío la gola, apolo se transformo en roca. Habiendo quedado impune al crimen cometido contra Orfeo por las mujeres de Tracia, el cielo afligió aquel país con la peste y habiendose consultado con su Oraculo, predijo este que para hacer cesar los males que asolaban aqul país, era necesario encontrar la cabeza de Orfeo para que se le rindieran hornas fúnebres. Por fin, la cabeza fue encontrada en la desembocadura del río Meles, conservando toda su hermosura. Se construyó un templo en su honor donde Orfeo fue honrado como Dios.


        Divinidad del infierno, hijo del herebo y de la noche. Según la leyenda. el transporte de las sombras de los difuntos al Hades lo llevaba a cabo Caronte, quien con su barca, los cruzaba por el Estigio y el Aqueronte hasta las puertas del mundo subterraneo. Las sombras de los muertos debían pagarle por éste servicio un óbolo que los vivos previamente le habían puesto al muerto en la boca. Las sombras de los muertos a los que no se les habían hecho los honores funerarios vagaban durante 100 años por las orillas del Estigio. Ningún ser podía embarcar en el navío de Caronte a no ser que llevará en la mano un ramo de flores de oro consagrado a Persefone. Fue por esto que la Sibila tuvo que regalar uno a Eneas para que éste pudiera entrar en el reino de Hades.

     Orfeo fué el primero que estableció en Grecia el uso de la moneda en la boca de los muertos, que era una costumbre de origen egipcio.